Buscar

[CLUB DE JÓVENES CRÍTICOS] “Cuando cantan los Andes, cantamos todos”.

Cantos del Ande

Perú, país de innumerables y hermosas culturas, con tanto por atraer, conocer y encantar. Así es la rojiblanca, con mucho por contar y expresar, en especial sobre las tarimas. Por ello, el Gran Teatro Nacional (GTN) decidió hacerlo una vez más. Así es que por quinto año consecutivo, el GTN presenta “Cantos del Ande”, espectáculo que busca integrar repertorios populares y reconocer nuestra música andina.

En esta oportunidad, este gran trabajo estuvo a cargo del Coro Nacional de Niños del Perú (GTN) y su directora Mónica Canales, el conjunto musical del Ballet Folclórico Nacional del Perú  y su director Eddy Sánchez, el equipo de producción del GTN y dos invitados de lujo: Hatun Killa y Diosdado Gaytan Castro. Un espectáculo que, como todos los años, promete sorprender.

Pequeños con voces gigantes 

Suena la “tercera llamada” y la sala se comienza a oscurecer. Un inmenso telón rojo se abre para dar inicio a esta noche inolvidable.

El Coro Nacional de Niños del Perú (CNN) ya se encontraba sobre el escenario, junto a Mónica Canales, y el público los recibía con fuertes aplausos. Con la canción Cuatro Cantos Andinos se dío inicio al espectáculo. La combinación de voces prodigias, sumado al acompañamiento musical, deleitaban a los espectadores.

Cuando los andes cantan y encantan

Muchos asocian la música popular, en especial la andina, con solo adultos – especialmente a los adultos mayores, aunque no hay duda que ellos son quienes más lo disfrutan- pero es erróneo y este espectáculo lo demuestra.

En las diferentes butacas se observaban niños, jóvenes y adultos de diferentes edades, todos reunidos con un solo objetivo: disfrutar la música andina peruana. Se entonaban canciones como Himno al Sol, Ollantay, Huiracocha, todos cargados con emociones  y sentimientos que solo lo comprenderíamos al escucharlo con nuestros propios oídos.

El ciclo de la vida cultural

Una fila detrás de donde me encontraba ubicado, un niño se sumaba a la ola de aplausos de toda la sala mientras una señora lo observaba con delicadeza a él y -al mismo tiempo- al concierto. Estaba atenta de que su pequeño no se cayera, pues sus cortas piernas, aún, no lograban apoyarse sobre el suelo cuando se sentaba en la butaca. Era el retrato de una madre que cuidaba de su hijo.

A mi costado, un señor conversaba y sonreía con una señora mayor que él -70 años tenía la señora aproximadamente- mientras le explicaba con ternura parte de la programación del evento. Así es que cuando las canciones comenzaban, ambos aplaudían emocionados y con gran fuerza. Era el retrato de un hijo que cuidaba de su madre.

Tres generaciones confluyen -cuatro si yo me incluyo- aquí mismo y todas de diferentes edades, pero con un mismo sentimiento por la música andina. De esta manera la herencia cultural de los padres trasciende en los hijos: músicas, costumbres, valores, y otros más; muchos lo conocen como el “ciclo de la vida”.

El canto de la luna

Monica Canales dio la señal y una señorita con traje negro, bordado con flores de diferentes colores, empezó a caminar al centro del escenario. Los instrumentos empezaron a sonar y el CNN dió la entrada. Una luz amarilla se posó sobre ella y la melodía comenzó  a salir de sus labios rojos: Hatun Killa (Luna grande) se hacía presente en el Gran Teatro Nacional.

El Cóndor Pasa, zarzuela emblemática de los Andes peruanos, fue el primer tema interpretado por la soprana mientras el público, encantado por el magnífico registro vocal, empezaba a aplaudir en ciertos momentos. Ellos preferían escuchar la melodiosa voz de Lilian Cornelio, nombre de Hatun killa, sin la  más mínima interferencia de ruido, por ello el sentido del tacto descansó y el sentido auditivo gozó.

Atención por favor, quince minutos de intermedio…

Los coloridos andes peruanos

Verde, rojo, naranja, morado, amarillo, lila, celeste, turquesa, así son los colores de los andes peruanos y del poncho que ahora lleva cada uno de los integrantes del Coro Nacional de Niños del Perú. Al interpretar temas como Valicha o Aromas de Junio, pintan la sala de un ambiente cálido y alegre que es recibido por los espectadores con gran satisfacción

Diosdado nunca cantó solo

Una nueva señal de la directora del CNN  hace que Diosdado Gaytan Castro, el segundo invitado de la noche, aparezca en escena. Profesorita es la canción con la cual inicia el  cantautor peruano para luego continuar con el infaltable Limoncito Verde.

El acompañamiento de la sala no se hace esperar y los aplausos comienzan a sonar al ritmo que Diosdado empieza a zapatear.

Como si se fuese parte del espectáculo, se escucha un suspiro que atrapa a toda la sala. El motivo solo puede ser uno: Amor, amor. La canción fue reconocido instantáneamente por el público desde el primer rasgueo de guitarra.        

paqpakapas pitukuykuspas 

yanan ripuqtin llakita takin (2x) 

chhayna sonqollay wañuy wañuyta 

yawarta waqan yanay chinkaqtin (2x) 

yawarta waqan yanay chinkaqtin…

El público cantaba a viva voz, el quechua no fue impedimento para seguir el compás, al contrario, fue el momento más emotivo de la canción. En esta noche, Diosdado en ningún momento cantó solo, él tenía dos coros que lo acompañaban: el CNN y el público.

¿Cómo han hecho?

Después de un largo y hermoso recorrido por nuestra música andina, este llega a su ciclo final. Ahora Mónica Canales y el CNN buscarán profundizar en otros tipos de músicas peruanas y dar a conocer diferentes culturas iguales de hermosas que esta.

“¿Cómo Has Hecho?”  ha sido un tema infaltable en las ediciones pasadas, las cuales han sido un éxito en el tiempo que nos acompañó. De este modo, esta composición no solo cierra con broche de oro el espectáculo, sino la quinta y última edición de “Cantos del Ande”.

Por ello, cuando el rasgueo de cuerdas empieza a sonar y el CNN  marca la entrada para empezar, las manos del público se comienzan a levantar y Diosdado comienza a zapatear.

                        Debí saber que al amarte yo me perdía

debí saber que tu mundo ya no era mío

es tan lejano aquel dia en que me decias

ya no soy niña no juego con mis sentimientos…

¿Cómo has hecho Hatun Killa para emocionar a tantas personas así? ¿Cómo has hecho Mónica Canales para guiar a tan pequeñas, pero potentes voces y traerlas aquí? ¿Cómo has hecho Diosdado para transmitir tanta alegría, pasión y amor? ¿Cómo han hecho? ¿Cómo han hecho?

El inmenso telón rojo se cierra lentamente y lo aplausos no cesan de sonar hasta minutos después de que el telón se haya cerrado. El trabajo estaba hecho, esta noche se demostró que no solo los andes cantaron, sino lo hizo todo el Perú, porque cuando los andes cantan, cantamos todos.

Texto de Ronald Cueva Pariona: ronald.cueva1@unmsm.edu.pe

Fotografía de Maricielo Pérez Llerena: maricielo.perez1@unmsm.edu.pe

Lima, 15 de agosto de 2019

@MediaLabUNMSM

También te puede interesar: “Escuchemos qué dicen los Andes”. Galería Fotográfica

El Club de Jóvenes Críticos es un programa que trabaja en conjunto el enfoque de Educación del Área de Públicos y @MediaLabUNMSM. Estudiantes de Comunicación Social se entrenan en la crítica de artes escénicas a partir de la investigación, observación de procesos creativos y entrevistas con artistas y elencos que se presentan en el @Gran Teatro Nacional.

Join the discussion

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te sugerimos leer