Buscar

Crónicas sobre el hombre de radio.

Hugo Viladegut Bush

El hombre que con la voz cautiva

Por: Nabi Velásquez Fabian

Cuando uno es pequeño y oye la radio suele imaginarse la altura, la edad y la contextura de las personas que están detrás del micrófono. Si la voz del locutor es grave y expresa cada palabra con seguridad, uno suele imaginar a una  persona alta y seria. Solo en este caso la imaginación no difiere mucho de la realidad.

El dia martes 29 de octubre Hugo Viladegut, el renombrado locutor de una de las radios más sintonizadas del país, dio una clase maestra a los estudiantes de Comunicación Social de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Eran las 11:00 de la mañana y los estudiantes puntuales y a la expectativa esperábamos, en el pequeño salón de clases, con ansias su llegada. Entonces, recordé haber visto una entrevista en la que Viladegut contó que entre la radio y él existió una relación por vocación. “Comencé a hacer radio a los diecisiete. Yo todavía no había iniciado una carrera universitaria, pero me encantaba estar ahì, una vez que cogí el micrófono no quise despegarme, se hizo mi amigo, hasta ahora” mencionó aquella vez.  

A las 11:20 de la mañana ingresó un hombre muy alto, tenía el cabello castaño, vestía un terno azul claro y usaba una camisa blanca sin corbata. El color de su piel era blanca, usaba unos lentes casi transparentes y llevaba una gran sonrisa tímida que achinaba sus ojos. Nos saludó con esa amigable sonrisa que rompiò la tensiòn al instante,  miró todo lo que le rodeaba y después de su presentación comenzó la exposición.

Inició el discurso contándonos una anécdota de esos tiempos en los que a los periodistas tradicionales se les dificultó adaptarse a las computadoras y dejar las máquinas de escribir porque temían malograrlas. El profesor Viladegut se movía de un lado a otro tratando de captar nuestra atención que sin duda ya la había logrado con esa voz tan atractiva y cautivadora. Durante la clase alzaba sus brazos para recordar con exactitud lo que quería narrar y con un rostro serio y un tono de voz grave mencionó “ Para un periodista el cambio es la constante”.  Aludiendo a todos los ajustes a los que ha incurrido la radio durante su larga trayectoria de más de treinta años como locutor.

Casi al finalizar la exposición, un poco cansado, algo sudoroso y después de beber un poco de agua, complacido calificó a la radio como “La amante perfecta”. En una entrevista dijo: La radio te exige que estés todo el tiempo con ella, es como una amante que te cautiva no la puedes dejar ni te puede dejar, se necesitan mutuamente.

En medio de aplausos culminó la tan ansiada visita de Hugo Viladegut. Los estudiantes emocionados de conocer a la famosa voz que resuena en la radio cada mañana. Nos unimos a él para inmortalizar la visita en una fotografía vociferando  “radio”. Viladegut, con la humildad y la sonrisa que lo caracteriza, aceptó.

Hugo Viladegut es un gran hombre en altura y en sencillez. Es un profesor con una gran pasión por la locución y la radio a quien considera su  amante perfecta … y no quedan dudas después de conocerlo.

La evolución de la Radio: adaptarse o morir

Por: Milagros Otárola

Imaginarse una cena a las 7:00 pm en una morada del centro de Lima, una familia reunida en torno a un aparato obsoleto, que ellos llamaban radio, a escuchar una radionovela o una lectura de poesía. Probablemente algunos recuerdan con añoranza dicha época, pero para los denominados “millennials”, quienes han nacido en entornos tecnológicos con una radio portátil en el celular o acostumbrados a oir radios de internet, les resultara un panorama lejano.

Para el Dr. Hugo Viladegut Bush, la radio fue creada para reunir a la gente entorno a ella, pero la inmersión de nuevos medios provocaron a inicios de siglo una descolocación en los agentes propios de este medio. La radio tuvo miedo. Los periodistas clásicos aún más.  “Cuando apareció la televisión, se creyó que la radio y el periódico desaparecerían”, menciona Viladegut con un tono de añoranza.

Ante el problema evidente y bajo un instinto de supervivencia, era adaptarse o morir. La radio escogió adaptarse, se volvió un medio más ágil y utilizó toda las herramientas posibles para capturar la atención del oyente. En este conjunto de herramientas, trabajo en un nuevo formato, que Viladegut denomina “conversando con el público”, este formato que permite una mayor interacción entre los medios radiales y el público rescato a la radio de una muerte anunciada.

La creación de la pila seca supuso un cambio enorme en la forma de oír radio, las personas solían juntarse en familia para oir el programa radial en un aparato condicionado por un enchufe para su funcionamiento, pero con la pila seca, arribó la radio transitoria, que se podía llevar a cualquier parte. La radio le llevaba ventaja a la televisión.

Años más tarde, la masificación de los teléfonos celulares reinventa la radio y crea formatos de prensa. La radio pasa a ser entonces un medio de prensa y a dejar de ser considerada como un medio solo de entretenimiento. 

La inclusión de la radio en el entorno periodístico, supuso una transformación en las empresas mediáticas. Los periodistas debían trasladar las cualidades de un periodismo escrito a un entorno radial. Uno de los principales conflictos fue con respecto a qué debía predominar: si la forma o el contenido. Por un lado los periodistas acostumbrados a escribir gacetillas para un periódico plantean que se debía decir la verdad, es decir, un predominio del fondo, mientras que por el otro, se afirmaba que la forma era lo que iba captar la atención del receptor. ¿El acuerdo? Un punto medio entre forma y fondo.

A fines del s. xx, la llegada del internet, supuso un nuevo temblor en los medios de comunicación, entre ellos, la radio. En la red, el usuario puede visitar los links, blogs y podcasts cuando lo desee, en la radio, se limita su acceso a lo que escuchaste en un momento. No se puede repetir. Tiene, como diría Marshall McLuhan, un lenguaje caliente.

¿Es el internet, el fin de la radio? A primeras cuentas pareciera que sí, pero como en la naturaleza, en el mundo mediático, sobrevive el más apto y la radio quería hacerlo. La guerra inició como una lucha por la instantaneidad, en donde el medio ganador era aquel que daba las noticias de forma más rápida y completa. El trabajo periodístico en la radio ya no podía estar limitado las paredes de una cabina, tenía que salir. De esta forma, en palabras de Hugo Viladegut, se consolidan dos formas de trabajar dentro del entorno radial: la noticia, con el locutor desde cabina; y el reporte, con el periodista desde la calle.

La pugna por la instantaneidad tenía los días contados. Durante la primera década del siglo XXI, las grandes empresas mediáticas comprendieron que la única forma de salvar a los medios clásicos, entre ellos, la radio era uniéndose al enemigo. Si no puedes contra ellos, únete a ellos, fue la frase que salvó a la radio de un destino fatal y transformó a la radio clásico en la radio 2.0.

Una mañana tranquila, una joven de 15 años, presurosa, enciende su ordenador y coloca en su buscador favorito: “radios online”. A continuación escoge su emisora preferida y escucha el noticiero matutino, al tiempo que el locutor menciona el hashtag del día. Lo soñó McLuhan, lo vivimos nosotros. La radio 2.0 llegó y arrasó con todo, se complemento con las páginas web y redes sociales tanto que al día de hoy, es difícil imaginarse una radio sin este tipo de interacción.  

Se volvió normal, entonces, oír entre noticia y noticia, la publicidad de la nueva bebida de moda o el spot de un nuevo modelo de teléfono, las llamadas del público o la lectura de comentarios usando el hashtag en distintas redes sociales. De alguna forma, la radio, se hizo un lugar en el entorno digital y al parecer, no tiene intención de dejarlo. 

La segunda década del S XXI sorprendió a muchos con la web 3.0, una nueva forma de entender el entorno digital, por lo que supuso también una nueva forma de entender los medios de comunicación, entre ellos, la radio. Surge así, la radio 3.0, hecha de internet para internet y que según menciona Viladegut se compone como una “nueva forma de hacer radio”.

El propósito de todo medio, así el de la radio, has sido y es impactar, llegar al oyente, para que esté, en una suerte de zapping radial no cambie de emisora. A pesar de las transformaciones tecnológicas, la radio aún mantiene su cercanía con la gente, su interactividad que ahora se ha prolongado más que a llamadas telefónicas o redes sociales, al uso de aplicaciones como whatsapp, que están implicando una participación ciudadana más activa en el entorno periodístico. La radio 3.0, en este entorno, no ha logrado aún configurarse dentro del ámbito periodístico. Lo logre o no, está en manos de los propios periodistas.

Como menciona Hugo Viladegut Bush, locutor periodista y voz emblemática de RPP, “está en el periodista adaptarse al tiempo”, de ello depende estar acorde a la evolución de los medios y llegar a ser periodistas 3.0. 

El invitado que cautivó con su voz

Por: Eitham Javier Canchari

Un personaje inolvidable, cuya voz puede ser identificada por niños, jóvenes y adultos. El hombre de la voz se movió de su hábitat de trabajo para estar frente a estudiantes de Comunicación Social de la Base 18 y así dar una clase magistral en la Facultad de Letras de la UNMSM sobre su “amante perfecta”: La radio.

Transcurría el martes 29 de octubre, día especial para los estudiantes de Comunicación Social ya que llegaría como invitado y ponente magistral un personaje que con su voz había creado a una leyenda en el periodismo radial peruano. La base 18 tendría como convidado por la profesora Oyarce a Hugo Viladegut.

Pasadas las 11:00 am él llegó: alto y con un terno que desprendía formalidad y firmeza en su presencia. Mientras que la profesora Oyarce lo presentaba, el profesor preparaba su material en el ordenador para comenzar su clase maestra.

Luego de unos minutos de arreglos, empezó la clase magistral: Una lección entretenida en la cual habló sobre la radio, sus características y, además, recordó el trabajo de Luis Alberto Sánchez como “hombre de radio”. Sus explicaciones causaban que los alumnos al cerrar su ojos se imaginen cerca a una radio escuchando RPP y que recuerden esos momentos en los cuales eran pequeños y que a través de los años crecieron escuchando su voz.

Durante su exposición, llegó en momento de “lucir” su capacidad vocal con ejemplos de publicidades de productos como Coca Cola, el aula echó unas risas y se notaba el júbilo que traía su presencia para los estudiantes que veían en él un ejemplo a seguir como periodista radial.

Ya era casi la 1 de la tarde y concluyó su exposición, el aula estalló de aplausos por tan magnifica cátedra que dio un personaje icónico de radio, los alumnos procedieron a hacer una encuesta mientras él contestaba las inquietudes de la clase. Posteriormente, se registró su visita mediante una foto que fue tomada por la docente Oyarce.

Un visitante que sin duda logró flechar a más de uno con su exposición y que gracias a su trayectoria y técnica desarrolló una clase clave para los educandos que escucharon cada palabra que decía con atención para su crecimiento personal.

Escuchando a la experiencia

Por: Diego Rivera Ratachi

Mi relación con la radio cada vez va a menos, no soy tan asiduo como lo fui antes pero sé reconocer lo importante que es para la población. Entiendo a la radio como el medio cuya característica es la de hacer sentir compañía al oyente. Y en el Perú no se puede hablar de radio, sin mencionar a Radio Programas del Perú. Y tampoco se puede hablar de RPP; sin Hugo Viladegut Bush, locutor de RPP por 30 años.

Sin embargo, cuando me enteré que vendría a San Marcos para dictar una clase en el mismo salón que semana tras semana frecuento para las clases de Redacción Periodística no me generó ninguna sensación. Quizá la pregunta a hacerse es ¿por qué? y la verdad es que no sabía quién era él con solo escuchar su nombre. Pero algo que es inconfundible en él, es su voz.

Me pareció interesante la idea de tener una clase que nos acerque a lo radial. Me había quedado con las ganas de saber más tras las clases modelo de Taller de Producción Radial II. 

En el momento que ingresó al salón 17B de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas, y pronunció un simple saludo de buenos días, varios de mis compañeros sonrieron al igual que yo al reconocer aquella voz personalísima que posee.

Comenzó su exposición hablando de los cambios que han venido sucediendo en cuanto a los medios de comunicación en el Perú y de la necesidad de adaptarse a los nuevos contextos de producción informativa. Mientras avanzaba la clase se podía notar su experiencia y soltura con sus palabras y cómo es que logró captar nuestra atención. Era desbordante su pasión al hablar de un tema conocido por él, como lo es la radio. Eran notorias las ganas que le ponía a cada una de las explicaciones, argumentos y anécdotas.

Tener que hablar al oído del radioescucha, tener que seducirlo con las palabras, la entonación y demás trucos para poder captar su atención y no llevarlo a que cambie de dial fueron lecciones importantes. 

La sesión finalizó tras la entrega de un presente hacia el locutor, y una foto grupal como recuerdo de una clase magistral.

Viladegut, de amable apariencia, terminó la clase de manera tranquila frente al pesar de varios de mis compañeros que no querían que acabase aquella clase. Se repartió unas encuestas para llenar mientras la ronda de preguntas se iba desarrollando. No podía concentrarme en la encuesta. Se confirmaba lo que había dicho durante su clase, la voz ha de enamorar al oyente. Tanto así que ni podía concentrarme en otra cosa que no sea escucharlo. Escuchar a ese hombre que tenía mucho por enseñar a este grupo de jóvenes con ganas de comerse el mundo.

La innovación explicada por una resonante voz.

Son pasadas las diez de la mañana. Uno tras otro, ingresan los alumnos al Salón . Este día se dará una clase magistral bajo el tema  “El lenguaje radiofónico en los medios online”. Los estudiantes están inquietos, conocerán a la voz que creció con ellos. 

Las agujas del reloj indican que ya casi son las 11 de la mañana, con su robusta y alta figura, Hugo Viladegut Bush irrumpe el bullicio del salón, trae puesto un traje azul, que resalta con las claras paredes. Hugo, quien trabaja desde hace 30 años en RPP como locutor principal, es la voz emblema de la emisora. 

Empieza con su exposición, nos menciona varios temas relacionado al lenguaje radiofónico, poco a poco avanza con las diapositivas. Paulatinamente  se acerca a una temática diferente y la conferencia se enfoca en cómo las innovaciones tecnológicas repercuten en la radio. Este tema es discutido ampliamente por profesionales y conocedores de la radio, aunque esta ha sabido adaptarse a todas las innovaciones.

La radio tuvo que dejar de ser un componente de la comunicación masiva, donde la familia se juntaba en una determinada hora alrededor de una radio; para convertirse en una comunicación personal, donde una persona escucha una emisión radial, a través de sus auriculares. 

Con la llegada de la tecnología, la radio ha tenido que cambiar, menciona Hugo. El periodista continúa: “la radio se ha ido adaptando a todos los tiempos, y no ha habido un tiempo en que la se haya caído y desaparecido”.

La radio explica los problemas de la sociedad, transmite los acontecimientos que nos interesan y/o afectan, nos dan un sentimiento de instantaneidad.Con la llegada de la televisión, se pensó en la desaparición del periódico y de la radio, porque esta tiene sonido e imágenes, pero a pesar de todo, la radio ha sobrevivido. La radio tuvo que transformar, adaptarse, intensificar sus características principales. Se acercó más a la gente, se volvió más informativo,  estuvo adaptando formatos del espectáculo para sobrevivir.

La radio tuvo que dejar su cordón umbilical, para poder sobrevivir a las innovaciones. Hugo afirma, “si se mete la radio tradicional a la radio online, se podría esperar mucho”, estas innovaciones han estado y seguirán transformando la radio, es cuestion de ella seguir adaptándose a los cambios. Hugo se detiene en su exposición, bebe un poco de agua, pregunta la hora, son casi la una de la tarde, con una gran sonrisa de por concluida la clase magistral. 

La innovación explicada por una resonante voz

Por: Ariana Viguria Peña

Son pasadas las diez de la mañana. Uno tras otro, ingresan los alumnos al Salón . Este día se dará una clase magistral bajo el tema  “El lenguaje radiofónico en los medios online”. Los estudiantes están inquietos, conocerán a la voz que creció con ellos. 

Las agujas del reloj indican que ya casi son las 11 de la mañana, con su robusta y alta figura, Hugo Viladegut Bush irrumpe el bullicio del salón, trae puesto un traje azul, que resalta con las claras paredes. Hugo, quien trabaja desde hace 30 años en RPP como locutor principal, es la voz emblema de la emisora. 

Empieza con su exposición, nos menciona varios temas relacionado al lenguaje radiofónico, poco a poco avanza con las diapositivas. Paulatinamente  se acerca a una temática diferente y la conferencia se enfoca en cómo las innovaciones tecnológicas repercuten en la radio. Este tema es discutido ampliamente por profesionales y conocedores de la radio, aunque esta ha sabido adaptarse a todas las innovaciones.

La radio tuvo que dejar de ser un componente de la comunicación masiva, donde la familia se juntaba en una determinada hora alrededor de una radio; para convertirse en una comunicación personal, donde una persona escucha una emisión radial, a través de sus auriculares. 

Con la llegada de la tecnología, la radio ha tenido que cambiar, menciona Hugo. El periodista continúa: “la radio se ha ido adaptando a todos los tiempos, y no ha habido un tiempo en que la se haya caído y desaparecido”.

La radio explica los problemas de la sociedad, transmite los acontecimientos que nos interesan y/o afectan, nos dan un sentimiento de instantaneidad.Con la llegada de la televisión, se pensó en la desaparición del periódico y de la radio, porque esta tiene sonido e imágenes, pero a pesar de todo, la radio ha sobrevivido. La radio tuvo que transformar, adaptarse, intensificar sus características principales. Se acercó más a la gente, se volvió más informativo,  estuvo adaptando formatos del espectáculo para sobrevivir.

La radio tuvo que dejar su cordón umbilical, para poder sobrevivir a las innovaciones. Hugo afirma, “si se mete la radio tradicional a la radio online, se podría esperar mucho”, estas innovaciones han estado y seguirán transformando la radio, es cuestion de ella seguir adaptándose a los cambios. Hugo se detiene en su exposición, bebe un poco de agua, pregunta la hora, son casi la una de la tarde, con una gran sonrisa de por concluida la clase magistral.

 Lima, 23 de diciembre de 2019

También te puede interesar:

Una charla radial: crónicas

El artista detrás de las palabras

Crónicas de curso

Join the discussion

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te sugerimos leer