Buscar

“La generación del Bicentenario”

Niños, sed hombres, madrugad a la vida, porque ninguna jeneración recibió herencia más triste, porque ninguna tuvo deberes más sagrados que cumplir, errores más graves que remediar ni venganzas más justas que satisfacer. (Manuel Gonzales Prada)

Por: Kelly Cárdenas Ortega y Milagros Otárola Ccochachi

El Congreso de la República decidió, con 105 votos, vacar a Martín Vizcarra Cornejo, ex presidente del Perú, la noche del lunes bajo la acusación de “incapacidad moral permanente”. El país se encuentra en una crisis sanitaria y económica, y a esto se le suma una crisis política. 

La mañana del martes, Manuel Merino de Lama juramentó como nuevo Presidente del Perú entre protestas e inconformidad de los ciudadanos a nivel nacional. Con una sentencia archivada por delito laboral, denuncias por actos de corrupción sin revisar y conocido por sus expresiones machistas. A la ceremonia acudieron representantes de las Fuerzas Armadas, quienes rindieron honores al nuevo presidente.

En los últimos cuatro años, el Perú ha tenido tres presidentes, dos de ellos sin procesos de elección popular. A menos de un año para el bicentenario de la Independencia, el Perú atraviesa una crisis política no vista desde inicios de siglo con la asunción del gobierno transitorio de Valentín Paniagua. 

Se metieron con la generación equivocada

Una generación que nació durante la época del terrorismo, que inicio el siglo con el escándalo de corrupción más grande del Perú hasta ese momento y que creció con una educación nefasta y relegada en cada gobierno a un segundo plano, se levantó, despertó y nadie contaba con que pasara. “Un capricho de unos días”, decían algunos; “se olvidaran con el partido Perú vs. Chile” decían otros, pero esta vez fue diferente, no era el sentir de un grupo, era el sentir de un país, del que vive en SJL y el que vive en Miraflores, del aliancista y el de universitario, del conservador y la feminista, se olvidaron las etiquetas y las diferencias, fuimos uno, pero no lo quisieron ver. 

No escucharon nuestras protestas contra la vacancia, no nos escucharon en plena juramentación presidencial, no quisieron mirar cuando se juramentó al nuevo consejo de ministros. Voltearon un poco el cuello cuando denunciamos una represión agresiva, dijeron que ya no lo harían más, que no usarían perdigones ni armas de fuego, pero tuvieron que morir dos personas, dos jóvenes, para que entendieran y vieran que había represión, que no eran unos pocos y que se habían metido con la generación equivocada. 

(Foto: Marcos Porras)

¡Lo mataron!

Dos muertos, dos familias destrozadas, decenas de heridos y millones de peruanos indignados ha dejado el quinto día de protestas tras la juramentación de Manuel Merino como Presidente del Perú, luego de la vacancia a Martin Vizcarra. Una noche lamentable para la juventud peruana.

La vida es un derecho, protestar es un derecho y ejercer la libertad de expresión es un derecho. Esta noche, cuando miles de niños, jóvenes y adultos se movilizaban en todo el Perú en contra de la situación política peruana y los medios de comunicación difundían películas, telenovelas o teleshows, se reportó la primera muerte por represión policial, un joven de 22 años, estudiante e hijo que no regresó a su casa. Momentos más tarde, se confirmó la muerte de un segundo joven de 24 años. En los hospitales, otros heridos de gravedad, jóvenes y periodistas, eran atendidos por el personal médico. La responsabilidad política es clara. 

¿Y la prensa?

Ser periodista siempre es una tarea compleja en medio de una crisis política. Hay quienes no se han quedado callados a pesar de la censura que se pretendía como denunciaron periodistas de Tv Perú y por el propio gerente de prensa del Instituto Nacional de Radio y Televisión del Perú (IRTP). Periodistas que han hecho uso de sus redes sociales y canales para difundir puntos de concentración de marchas, mecanismos de protección contra la Covid-19 en medio de la protesta y difusión de desaparecidos y heridos.

Sin embargo, otros medios como Panamericana Televisión decidieron aceptar la censura, hecho claro cuando se intentaba transmitir la noticia de la primera muerte por la represión policial. El programa 24 horas mandó a comerciales por más de cinco minutos para luego terminar el programa abruptamente y continuar con otra transmisión. 

La democracia peruana: Error 404 Not found

La democracia del país está más resquebrajada que nunca. En menos de una semana hubo una vacancia, un nuevo presidente, protestas y muertes. En los últimos 20 años un sistema político corrupto que solo tienen ansias de poder. Individuos que juran lealtad con la mano derecha levantada, aquella lealtad que hoy nadie ve. El Perú entero pide a gritos democracia y transparencia. 

Tan solo horas después de la juramentación del presidente y el gabinete ministerial ya se notaban los intereses personales. Reformas universitarias en peligro, segundas oportunidades a universidades que no habían cumplido con las mínimas de calidad educativa y un estado repartido entre quienes decidieron vacar al presidente. Una decisión legal según la constitución política pero tomada como un golpe de estado para la mayoría de peruanos. 

Una madrugada de renuncias ministeriales 

Hoy vemos ministros que renuncian a horas de la madrugada. ¿Acaso lo hacen por la democracia o por miedo de ir a la cárcel? ¿Cómo se sentirá la conciencia de cada uno de los 105 congresistas que votaron a favor? Juraron lealtad a la patria y en las últimas horas sus decisiones causaron muertes y heridos. 

Mientras tanto en las calles padres buscando a sus hijos, en redes sociales se difunden  nombres y fotos de personas desaparecidas, una sociedad frente a su televisor  esperando la renuncia del presidente de la República y el sentir de un país que se encuentra de luto, que ya no es indiferente. 

Respuesta ante la crisis política

Manuel Merino, anunció hoy al medio día su renuncia irrevocable. Tras la segunda marcha nacional que dejó dos muertos, más de un ciento de heridos y decenas de desaparecidos, según la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos. 

No basta con que renuncien, esto tiene que cambiar. Estamos en búsqueda de dignidad y democracia como peruanos. Lo demostraron aquellos jóvenes que dieron su vida defendiendo sus derechos, símbolos de una generación que no se queda callada, que se puso de pie y que planea quedarse así hasta ser escuchado. La presión es insostenible. La coerción ejercida por los ciudadanos de todo el país solo tuvo una salida: la renuncia inmediata de Manuel Merino. La lucha no ha terminado, aún continúa. 

@Kelly Cárdenas: kelly.cardenas 1(at)unmsm.edu.pe y @Milagros Otárola: milagros.otarola(at)unmsm.edu.pe

Fotografía: @Marcos Porras: marcos.porras(at)unmsm.edu.pe 

@MediaLabUNMSM

Lima, 15 de noviembre de 2020

Join the discussion

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te sugerimos leer