Buscar

La trata de personas, un flagelo no ajeno al Perú

Según Carlos López, especialista en la temática y miembro del Capital Humano y Social (CHS Alternativo), la trata de personas es un delito que consiste en captar, transportar y retener seres humanos para explotarlos; para ello, se recurre a la violencia física y verbal, engaños o fraudes, privación de la libertad y generación de deudas. Claramente, es una actividad visible y conocida a nivel mundial. Ante ello, ¿qué tanto conocemos sobre esta actividad catalogada como un delito?, ¿cómo se presenta usualmente y que derechos afectan?, ¿cuántos casos se presentaron en el Perú durante los últimos años?, ¿qué hace o no hace el Estado ante ello? Estas preguntas serán resueltas a lo largo del artículo y, con base en fuentes como IPYS, CHS Alternativo, el INEI y el Mininter, se determinará que nuestro país no es ajeno a este flagelo. 

De acuerdo al Protocolo de las Naciones Unidas para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas (2000) esta se entiende como “la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación” (Pg. 2). En ese sentido, contrastando con la explicación de Carlos López (2021), la trata de personas representa un delito que conlleva conductas punibles y perseguibles que se castigan con penas de cárcel. 

Tanto las Naciones Unidas como López consideran que esta actividad puede representarse mediante explotación laboral, trabajo forzoso, mendicidad, esclavitud, prácticas análogas a la esclavitud, servidumbre y, sobre todo, explotación sexual; los cuales son llevados a cabo en espacios como minería no formal, mercados, servicios domésticos, discotecas, prostíbulos, night clubs y hasta internet o redes sociales. En la mayoría de los ámbitos, la trata afecta derechos fundamentales como la integridad física, la integridad sexual, la intimidad, el trabajo digno y la vida. 

El Perú no es ajeno a estas actividades que vulneran los derechos de las personas. Hace 10 años, el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (2011) enfatizó que “el Perú está considerado como un país de origen, tránsito y destino de la trata internacional, sin embargo, la mayor incidencia de la trata se presenta al interior del país” (Pg.1). En dicho informe también se expuso, en cuestión de denuncias, que en el 2009 y el 2010 se presentaron, respectivamente, 124 y 298 casos de trata. Más adelante, a pesar de los esfuerzos para prevenir y combatir esta actividad por parte del Estado (INEI, 2019), el número de denuncias registradas por la Policía Nacional se incrementó visiblemente: en 2012, 232 casos; en 2013, 276 casos; en 2014, 212 casos; en 2015, 476 casos; en 2016, 539 casos; en 2017, 725 casos y; en 2018, 734 casos (Pg. 8). Asimismo, según López, en el 2020 se registraron 394 casos. Si bien está última cifra representa una reducción, se debe tener en cuenta que factores como la pandemia del Coronavirus influyeron en la reducción del indicador anual. 

Frente a ello, el Estado peruano ha desarrollado políticas confrontacionales para combatir dicha actividad. Según el Ministerio del Interior (2021), en julio de este año se implementó la “Política Nacional contra la Trata de Personas y sus Formas de Explotación al 2030”, un plan de acción nacional y articulado basado en, según lo explica López, 4 ejes principales: gobernanza y gestión, lo que implica políticas públicas y una asignación presupuestaria; prevención, para reducir factores de riesgo y garantizar entornos seguros; atención, protección y reintegración, para garantizar servicios y espacios de atención, reintegración y protección de calidad para las víctimas y; fiscalización y persecución, lo que implica la detención, sanción y transparencia en el debido proceso de los tratantes. En la misma línea, para el presente año se ha asignado a los ministerios y organismos públicos un presupuesto total de 11 837 327 soles para realizar acciones al respecto. Todo ello con el objetivo de reducir las cifras o indicadores relacionados con la trata de personas. 

Si bien es cierto que existe un presupuesto mayor a años anteriores y un descenso en la cifra anual de casos de trata, ambos indicadores pueden mejorarse. Por un lado, el VII Informe Alternativo, elaborado por la ONG CHS Alternativo (2020), reveló que en el 2019 el presupuesto dado por el Estado fue de 7 758 410 soles, es decir, el 0,0046% del presupuesto general anual; una cifra preocupante, ya que se invirtió 0,23 céntimos por habitante en Perú. Debido a ello, Ricardo Valdés, director ejecutivo de CHS Alternativo (2020), indicó que urge un presupuesto de 96 millones de soles (3 soles por persona) para solventar el plan nacional. Por otro lado, existe una discordancia entre el número de casos registrados por la Policía Nacional y el Ministerio Púbico. Por ejemplo, durante el 2018 la PNP registró un total de 734 casos, mientras que el Ministerio Público recibió un total de 1 350 casos. Lo mismo sucede en el 2019: 509 casos de uno frente a 795 casos de otro, respectivamente. 

Entonces, se puede concluir que la trata de personas es una actividad muy presente en el Perú, con denuncias expresadas en cifras que tienden a crecer año tras año, modalidades que van desde la explotación laboral a la sexual y diversos lugares comunes de explotación. Además, a pesar de los esfuerzos del Estado, hay errores orgánicos que corregir, específicamente en el ámbito presupuestal y la homologación de cifras de los dos organismos públicos encargados de recoger las denuncias de trata. Con una actividad que violenta los derechos fundamentales de las personas y crea situaciones de riesgo a grupos vulnerables, el Estado debe intervenir de forma más pertinente, invertir más y desarrollar políticas que tengan como anhelo reducir este creciente flagelo. 

Referencias:

CHS Alternativo. (2020, 23 septiembre). Lo que cuesta un pan: el Estado invierte S/ 0,23 por persona para luchar contra la trata de personas. CHS Alternativo (Capital Humano y Social). https://chsalternativo.org/2020/09/lo-que-cuesta-un-pan-el-estado-invierte-s-023-por-persona-para-luchar-contra-la-trata-de-personas/ 

INEI. (2019). Perú, Estadísticas de Trata de Personas, 2012-2019. https://www.inei.gob.pe/media/MenuRecursivo/boletines/boletin_trata_de_personas_4.pdf 

López, Carlos y Fernández, Lourdes. (2021, 19 agosto). Herramientas para la cobertura periodística de trata de personas y violencia de género. IPYS. [Vídeo]. Facebook. https://www.facebook.com/ipys.org/videos/424250648977972

Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables. (2011). La trata de personas en el Perú. https://www.mimp.gob.pe/webs/mimp/herramientas-recursos-violencia/contenedor-dgcvg-recursos/contenidos/trata/La-trata-personas-Peru.pdf

Naciones Unidas. (2000). Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas. Palermo, Italia. https://www.ohchr.org/documents/professionalinterest/protocoltraffickinginpersons_sp.pdf 

Ministerio del Interior. (2021, 27 julio). Gobierno combatirá la trata de personas con nueva política nacional al 2030. Nota de prensa. Plataforma digital única del Estado Peruano. https://www.gob.pe/institucion/mininter/noticias/508588-gobierno-combatira-la-trata-de-personas-con-nueva-politica-nacional-al-2030

@Hugo Velarde Laurente: hugo.velarde1(at)unmsm.edu.pe

@MediaLab UNMSM

Lima, 01 de noviembre de 2021

Join the discussion

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te sugerimos leer