Buscar

El artista detrás de las palabras

Por: Sergio Crispín Buiza

Un poeta escribe sus obras escogiendo delicadamente cada una de las palabras que va a utilizar, un cantante maneja el tono y la potencia de su voz para producir armonías y melodías que capturen a los oyentes. El Dr. Hugo Efraín Viladegut Bush maneja ambos conceptos para realizar su trabajo como narrador de noticias en RPP. El martes 29 de Octubre el maestro Viladegut brindó una charla sobre el “lenguaje radiofónico en las radios online” a estudiantes de la UNMSM y nos dejó sorprendidos con una ponencia que cumplió nuestras expectativas.

El día de la ponencia yo llegué algo tarde, me acerqué lentamente a la puerta y desde afuera podía escuchar a un expositor con la capacidad de llenar todo el salón con su voz.

Previo a la charla, ya había investigado un poco al personaje que nos iba a visitar ese día, se trataba de un egresado sanmarquino que lleva trabajando por más de 20 años para RPP como locutor principal. Al principio me parecía un personaje desconocido, pero cuando entré al salón y escuché su voz se me evocaron recuerdos de algunas propagandas que habré escuchado inconscientemente y la peculiar voz que decía la hora en alguna radio que habré sintonizado alguna vez.

Era un hombre que proyectaba una imagen de confianza en sí mismo, con un buen porte, bien parado. No se movía mucho al momento de exponer, pero igual demostraba dominio en conceptos de oratoria. A pesar de tenerlo al frente y de que estaba hablándole a todo el salón, se sentía como si estuvieras escuchando algún podcast y te daba la sensación de que estaba conversando contigo.

Nos mostró verdadera pasión por su trabajo, refiriéndose a esta como “la amante perfecta”. A pesar de que su esposa también estaba presente, él continuaba hablando de su trabajo como si fuera una persona con la que está teniendo una aventura. Pude darme cuenta que la señora ya estaba acostumbrada a eso, aunque entiendo que cuando se casaron, ella estaba consciente de que iba a compartir el corazón de su marido con un micrófono en una estación de radio.

El maestro Viladegut continuó hablando sobre su experiencia en la radio y compartió algunas anécdotas que compartía con la profesora del curso que también había sido colega suya. Nos dejó en claro que sus conocimientos se debían más a la experiencia que a cualquier otra cosa.

Como profesional se dejaba ver como una persona completamente preparada, con cualidades para trabajar en cualquier lado y experiencia para enseñar en cualquier universidad, pero como persona dejó ver algunos huecos que dejan un poco de qué hablar. Como ya mencioné antes, él se refería a su trabajo como la “amante perfecta”, y podía dejarse entender que incluso preferiría a su trabajo por sobre su esposa.

Realmente no soy nadie para hablar sobre su vida personal ya que desconozco como será su vida en el hogar, pero el maestro Viladegut mostró ciertas inclinaciones algo machistas que podrían darnos algún indicio de infravaloración femenina ya que, a mitad de una conversación que estaba teniendo con su ex-colega, soltó un comentario hacia el público diciendo que no se le podía discutir nada a una mujer, lo cual causó un poco la incomodidad de la profesora pero no reclamó nada en el momento, el salón también se conmocionó un poco por ese comentario.

Aunque se entiende que hizo el comentario de manera jocosa para amenizar un poco la ponencia, igual deja entrever que posiblemente tenga una inclinación por un pensamiento más conservador, manteniendo la imagen de un hombre completamente dedicado al trabajo y  un poco descuidado en su vida familiar.

Al final, a pesar de todo esto, nos dejó una muy buena impresión de un hombre profesional y dedicado al trabajo el cual, ahora admiro. Es un artista que canta sin música y que recita sin declamar, que te conversa personalmente a pesar de estar hablándole a miles de personas, un artista que a hecho que su propia voz se convierta en un emblema y que se ganó, a base de esfuerzo y dedicación, el título de “la voz del Perú”

No sólo la boca habla.

Por: Daniela Vasquez Tirado

El silencio gobernaba el salón de clases cuando él ingresó. Con una sonrisa amplia y genuina, el hombre de traje azul se dirigió al frente de la clase y se situó en medio del salón. La profesora le dio la bienvenida y explicó el motivo de su presencia: aquel personaje que daba “El Gran Resumen de la Hora” en RPP iba a realizar una conferencia para los alumnos de la escuela de Comunicación Social en una pequeña y cálida aula de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

El reloj marcaba las 11:22 am. cuando la grave voz de Hugo Viladegut Bush comenzó con un agradecimiento a la profesora por la invitación. Su desplazamiento y los ademanes que realizaba con las manos eran seguidos por las miradas de los alumnos, quienes escuchaban atentamente lo que decía. Cuando inició la conferencia de la radio, empezó a hablar de manera alta y pausada, impostando su voz.

“Allá por los años de 1990, el periódico hizo un cambio radical: desechó las máquinas de escribir y las reemplazó por computadoras” relató. La enérgica introducción del tema se manifestaba a través de pliegues en sus mejillas: singulares expresiones faciales fluctuaban sobre su rostro mientras su tersa voz narraba ese episodio. “Periodistas con mucho talento no triunfaron porque se rebelaron contra el cambio” señaló, su mano elevada reforzaba la declaración. 

Hizo una pausa para conectar las diapositivas y el silencio en el aula terminó. El personaje de cabello castaño claro configuraba la computadora mientras se oían murmullos de los estudiantes. El inconveniente se resolvió y el locutor continuó la conferencia. “El periodista debe saber adaptarse. El periodista que no se adapta…. ha perdido” señaló con voz profunda, su mirada recorría los rostros de los estudiantes.

Durante la conferencia, se desplazaba por el salón de paredes brillantes, cuyo amarillo envolvía la pasión azul del locutor en una esfera alegre. Explicó la situación actual del periodista y la permanencia de la radio con una voz tranquila y serena, pero llamativa y vivaz a la vez. Sus largos silencios mantenían a los alumnos concentrados y las expresiones de su rostro, acompañadas de un desplazamiento sutil y algunas referencias a las diapositivas, creaban el ambiente académico perfecto para la introducción al universo sonoro de la radio. 

Sacó algunas risas en ciertas ocasiones. Su carisma era evidente y su cálido sentido del humor rompía el silencio en el aula. Afirmaba su pasión exacerbada por la radio mirando a su esposa, quien asentía con una sonrisa. Todo el amor y entusiasmo eran transmitidos a los alumnos por medio de sus cautivadoras palabras y su apasionado discurso.

Poco antes de finalizar, el locutor de mentón prominente se percató de la inquietud del alumnado y preguntó por la hora. La pantalla de un celular indicaba que eran las 12: 49. En una hora y media, aquel traje azul sin corbata había sembrado una semillita radiofónica en los corazones de los alumnos. Muchos afirmaron querer verlo de nuevo en otras conferencias, incluso pensaron en qué clase les podría brindar. 

Luego de risas y comentarios afines, la profesora miró a la delegada: era necesario hacer algo más antes de que el gran personaje se retire. “Los alumnos tienen un regalo para usted” mencionó la profesora. Una sonrisa se implantó en el rostro de Hugo, quien aceptó gustosamente el presente. Aquel salón que antes se había inundado en silencio, estallaba en aplausos. El ambiente y la mirada de Hugo Viladegut se habían rodeado de cariño. Sus ojos miraban con ternura a los estudiantes y a la maletita negra con un gran símbolo de San Marcos que le habían entregado como regalo. La sesión terminó con una foto grupal. 

En una de las fotos que le tomaron, se ve claramente el logo de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas en el presente, la voz icónica de RPP se llevaba un recuerdo de la clase que brindó a los entusiasmados estudiantes, quienes recordarían esa experiencia con el hombre de ojos caídos, pero de hombros firmes, quien más que una voz, es una persona que habla detrás de la radio.

El hombre detrás de la voz

Por: Valeria Flores Gamero

Una voz ronca y profunda, suave y potente que, cada día, emite el tan conocido “Todo lo que es noticia en el Perú y el mundo está aquí, en RPP”. Pero, ¿conoces al hombre de la voz más reconocida de la radio nacional?

Una clase maestra, organizada por la profesora Jacqueline Oyarce, se daría durante su hora de Redacción Periodística. ¿Quién iba a ser el invitado para esta cátedra? 

Supuestamente, a las 11 am comenzaría. Para ese entonces, el salón se llenaba de a pocos. La profesora llegó casi cinco minutos después de la hora fijada, trayendo un maletín de la FLCH entre las manos, muy emocionada por la sesión próxima. 

Cuando ya marcaban las 11:25 am, con la mayoría de los alumnos presentes, ingresó al salón el Doctor Hugo Viladegut, más conocido como la “Voz de RPP”. 

Con una cálida presentación, por parte de la profesora Oyarce, le dio la bienvenida a Hugo, tal como ella se refería al locutor. Él procedió con un saludo hacia los alumnos, que se encontraban entusiasmados por el personaje que se encontraba delante de ellos. 

Antes de continuar, cabe mencionar que Hugo Viladegut es periodista, locutor del Grupo RPP y profesor de radiofonía, que realizó sus estudios en la UNMSM y la PUCP. Esto es para tener en cuenta su historial profesional y académico.

Hugo Viladegut tenía una presencia imponente ya que era mucho más alto que el promedio. Tenía el cabello oscuro, un poco canoso y era colorado. Vestía un terno azul, camisa blanca y zapatos marrones. 

El tema de la clase sería: “El lenguaje radiofónico en las radios online. Así que comenzó la charla dando una introducción del tema. Ni bien comenzó a hablar, enganchó rápidamente con su familiar voz. 

La charla era una combinación de su gran conocimiento de la radio como medio de comunicación y sus experiencias trabajando en ella. Mencionaba, en varias ocasiones, a Alberto Sánchez, quien fue una “Lumbrera del país” y  el “periodista que todos quisiéramos ser”. Con esas mismas palabras, Viladegut se refirió al ya fallecido personaje. 

Se mostró como un excelente orador: se expresaba con las manos con gran naturalidad, manejaba bien el tono y el ritmo de la voz, realizando pausas y énfasis cuando debía. Realmente la voz era su mejor herramienta a la hora de dirigirse a cualquier tipo de público.

Por momentos, se dirigía a la profesora para recordar y compartir anécdotas sobre sus años trabajando en la radio. Entre risas y experiencias, les explicaban a los alumnos cómo era trabajar ahí. 

Sin embargo, el momento más emocionante para los alumnos, fue cuando Hugo Viladegut comenzó a hablar como si estuviera locutando para la radio y, él mismo, mostraba satisfacción al ver a los alumnos fascinados por la magia que emitía su voz. 

Finalizó su presentación, un poco más de las 11:30 am, con una cita de Bernard Shaw que decía:“Escribe corto para que te lean, claro para que te entiendan, entretenido para que te recuerden” .

Después prosiguió con la ronda de preguntas, mientras se repartía unos cuestionarios sobre la radio. Mientras los alumnos respondían la ficha, unos cuantos le formulaban preguntas sobre el tema tratado. 

Al último, la delegada le entregó el regalo al profesor, en nombre de todo el salón y como forma de agradecimiento por la charla dada. Él se mostró amable y conmovido por el presente, tanto que abrazó a la joven y procedió a tomarse una foto con ella. Para concluir esta clase, se tomó una foto del maestro con todo los alumnos. Para ese rato, ya marcaba la 1 pm, hora exacta de la finalización de la clase de Redacción Periodística. 

Hugo Viladegut demostró ser un recordatorio de la infancia de muchos, ya que crecieron escuchando su voz por la radio. Además de una persona muy tranquila, amable y con vocación de enseñanza. Con ello, ya se pudo conocer más de la persona que solo el simple hecho de escuchar su voz.

La evolución de dos grandes: La radio y Hugo Viladegut

Por: Ariana Vila Cordero

La voz de RPP y su experiencia en el mundo de la radio, dos historias que se contaron en un aula de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Ese martes 29 de octubre Sergio decidió ponerse un polo manga corta, un pantalón negro y sus zapatillas rojas, pues era una mañana un poco soleada. Tomó su carro como todos los días y se dirigió a su clase de Redacción periodística, este día no sería una clase cualquiera, pues en esta ocasión habría una presentación de la voz principal de una de las radios más conocidas del Perú, RPP noticias, se presentaría Hugo Efraín Viladegut Bush.

Cuando llegó al salón, lo notó más lleno que nunca, amigos que rara vez asistían a la clase estaban sentados en primera fila con sus cuadernos listos para hacer apuntes y esperando al invitado de su profesora Jacqueline Oyarce.

Después de un par de minutos entró Viladegut, con un porte inigualable y un saco azul marino que combinaba con sus pantalones color beige, no llegó solo, estaba con su esposa quien siempre lo acompaña a sus actividades fuera de la radio. Sergio quedó fascinado desde la primera palabra que salió por la boca de aquel hombre que debía medir un poco más de 1.80 metros, su presencia imponía respeto y los alumnos prestaron atención a su breve historia introductoria. 

Empezó hablando de los años 90’ (1992-93), mencionó al diario La República y cómo este hizo una transformación importante, pues quitó las máquinas de escribir y puso computadoras, debido a este cambio salieron un 90% de los periodistas. Terminó por decir que el cambio es la constante en este siglo. La introducción continúo con la mención de los radioprogramas, donde la estrella era el locutor, después la estrella se volvió la noticia, luego los protagonistas de la noticia se vuelven las nuevas estrellas. “El periodista que no está en constante cambio/mutación va a morir como profesional”, cerró con esa frase.

Su presentación tituló Grandes formatos de la radio y de la radio en internet, estuvo basada en una ponencia del año 2007 presentada en una Convención Internacional en Quito – Ecuador. 

Sergio prestó atención desde el inicio, pues la voz de Viladegut embelesó sus oídos y al parecer, también a los de todo el salón. Una de las partes que más llamó su atención fue: 

“la radio trae al mundo al receptor, porque la radio explica los problemas (analiza), transmite los acontecimientos circunscritos al ámbito del que viene y a dónde va, sus innovaciones tecnológicas descolocan a los agentes que hacen posible la radio (se ha ido adaptando a los nuevos tiempos). Se estudia la radio, existe un lenguaje caliente (naturaleza del discurso radiofónico) no se puede repetir, se transmite de boca a oído, el frío va también a través de los ojos”.

Hugo Viladegut

En una parte de su discurso habló de la televisión y los celulares, como la primera era considerada un medio frío, mientras que la radio uno caliente y cómo el celular reinventó la radio y crea grandes formatos de prensa para el medio, las escuelas de periodismo incluyeron al medio radio en su currículo, se convirtió en una forma alterna de hacer prensa.

Al terminar la presentación, todos, sin excepción, aplaudieron a Viladegut, pues su presentación fue impecable, sus tonalidades de voz cuando daba los ejemplos fueron las idóneas para captar al público. La delegada de la clase se paró para entregarle un presente en nombre de la base 18 de la Escuela de Comunicación Social, agradeciendo su visita y reiterándole la invitación a la universidad.

La profesora insistió en tomar una foto grupal, Sergio posó en cuclillas junto con sus amigos. Cuando ya todos se estaban yendo, se quedó para ver cómo algunos de sus compañeros le pedía una foto al hombre detrás de la radio, a la voz principal de RPP.

En síntesis, la radio ha tenido una evolución constante, pese a los nuevos inventos. Hugo Viladegut es un representante del periodismo radial, él ha atravesado los diversos cambios y se ha adaptado a estos, la radio al ser un medio caliente, es vivo, preciso, es un medio que existirá y perdurará por mucho más tiempo.

Una voz particular

Por: Alejandro Toyco Suárez

Hugo Viladegut Bush, considerado la voz emblemática de RPP, ingresó el martes 29 de octubre nuevamente a las aulas de la Facultad de Letras de la Universidad San Marcos, pero en esta oportunidad … para contar sus experiencias en el ámbito de la locución radial.

La voz es la particularidad de las personas. No existen dos voces iguales. Aunque se intente imitar solo se llega a asemejarse, es un sello personal. Hugo tiene una amante … y su esposa lo sabe, lo respeta y lo motiva cada día a mejorar su relación con ella. Los dos hablan un lenguaje caliente, existe una química casi perfecta entre ambos, como si hubieran nacido uno para el otro.

Hugo ingresó al salón alrededor de las 11 de la mañana, los alumnos desde el fondo lo observaban sin decir una palabra. Probablemente  si nos cruzamos con él en la calle no sabríamos su importancia, pero su primera palabra fue suficiente para saber de quién se trataba. Alto, robusto, con saco y pantalón azul, con camisa blanca que representa elegancia. Era martes, uno normal de primavera, los rayos de un sol  se filtraban por las pequeñas aberturas que poseía un saloncito de la Facultad de Letras de San Marcos. La  profesora Jacqueline Oyarce presentaba con una gran sonrisa la experiencia que Hugo posee.

Entre risas, realiza un comentario acerca del campus universitario: “No tendrán jardines bonitos pero si un lugar en donde estudiaron muchos personajes importantes en la historia de nuestro país”. Recuerda que el patio de Letras cuando evoca aires de un pasado. Aquellos pasillos donde muchos estudiantes, con sueños en mente por cumplir, llegaban a estudiar cada día. Esos salones que en sus cuatro paredes guardan los recuerdos de risas, tristezas de años de historia. Junto a él lo acompañaba su esposa, se sentó en la primera carpeta delante de Hugo, mientras hacía unas anotaciones de su exposición, escuchaba como se refería a su amante ―como Hugo la denomina―, quien ha estado con él muchos años de su vida, la radio.

Una voz inconfundible se escuchó durante una hora por todo el salón, muchos recordaron cuando eran pequeños y mientras ellos jugaban en el hogar, sus madres sintonizaba RPP obviamente, contadas por Hugo. Algunas noticias que marcaron la historia de nuestro país eran recordadas y comentadas por los estudiantes así como anécdotas y curiosidades.

“Nuevamente estoy en mi casa” mencionó Hugo, después de muchos años pisaba aquel lugar que lo acogió, cuando la Escuela de Educación todavía pertenecía a la Facultad de Letras.  Los estudiantes escuchaban cada palabra de este curioso personaje. Con el avanzar de los minutos, se podría observar la gran admiración que poseían ante Hugo, algunas preguntas al finalizar la clase y una frase memorable: “Escribe corto para que te lean, claro para que te entiendan y entretenido para que te recuerden” y esto es lo que representa Hugo en los medios de comunicación del Perú, un joven que comenzó practicando en el diario La República, adentrándose poco a poco en el medio. Se convirtió así en la voz característica de RPP, o viceversa.

Lima, 23 de diciembre de 2019

También te puede interesar:

Crónicas de curso

Una charla radial

Hugo Viladegut: crónicas sobre el hombre de radio

Join the discussion

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te sugerimos leer