Buscar

Este artículo forma parte de nuestra serie sobre desinformación en tiempos de pandemia. 

“El líquido de rodillas es vendido por una considerable suma de dinero en el mercado negro y de ello depende la economía mexicana”, “el líquido de rodillas es usado para engrasar las antenas 5G”. “Perú teme a que el virus del racismo llegue al país proveniente de EEUU”. Son unas de los miles de sátiras que circulan por las redes sociales. Este tipo de humor, aunque parezca inofensivo, tiene la capacidad de desinformar al público. Les contamos por qué…

¿Qué es la noticia satírica y la parodia?

Las noticias en forma de sátira son reales pero manipuladas con la intención de que el contenido sea humorístico (Salas, 2019). De otro lado, la parodia tiene un contenido basado en información ficticia y su fin es el entretenimiento (Idem). Se puede entender que ambas son formas artísticas de presentar casos reales o ficticios que pueden contener una o varias críticas a los problemas sociales.

¿Por qué la sátira y la parodia son formas de desinformar?

En las definiciones anteriormente citadas no se menciona que la sátira y la parodia puedan ser componentes de la desinformación y esto se debe a que la finalidad de quien las usa como estrategia discursiva es principalmente entretener y exponer los problemas sociales con un tono ácido y humorístico.

Sin embargo, la International Federation of Journalists (IFJ), Federación Internacional de Periodistas por su traducción al español, y la Ethical media for active citizenship (EMAC), Medios éticos para la ciudadanía activa, catalogan la sátira y la parodia como un tipo de desinformación. Ambas organizaciones las definen como dos formas “sin intención de causar daño, pero con la opción de engañar” (Wardle, 2017). Esta definición está basada en las diferenciaciones de noticias falsas que publicó Claire Wardle, directora de la organización First Draft.

Las publicaciones satíricas, que circulan tanto en redes sociales como en formato físico, no tienen la finalidad de desinformar. tenemos como ejemplo la publicación de El Mundo Today sobre el nuevo outfit (vestimenta) del Ku Klux Klan, haciendo alusión al uniforme policial por el caso de la muerte del afroamericano George Floyd precisamente a manos de un policía. Este tipo de “noticias”, aunque se base en hechos reales, manipula su contenido para darle un tono meramente humorístico. Sin embargo su contenido puede dar pie a malinterpretaciones, y generar desinformación.

Aquí un ejemplo más. Se trata de un post en un muro de Facebook de una de las páginas de sátira y parodia más visitadas en el Perú: Deslengua2 :

Fuente. Facebook

La publicación, con casi 3 mil reacciones, fue aceptada por el público que la tomó como divertida, como una forma de entretenimiento. Pero, a la vez en la fila de comentarios se puede visualizar como algunos usuarios se expresan de manera no sarcástica sobre el tema y dan a entender que se ha tomado la publicación de manera literal (y no con humor). En otros casos, la “información” mostrada es tomada como verdadera y se difunde bajo ese pensamiento erróneo. Se inicia asi, entonces, una cadena de desinformación.

La página Deslengua2 sube contenido de sátira política por diferentes redes sociales (Facebook, Whatsapp, Twitter, etc.) y define su plataforma como “una revista satírica cuyo único fin es el entretenimiento.” 

La sátira y parodia son lo que son

Así como El Mundo Today, existen miles de páginas que circulan contenido basado en la sátira y la parodia por redes sociales. En algunos casos se dedican solo a esto; en otros, tienen una sección determinada. Pero en ambos casos siguen siendo lo mismo: una forma de humor que expone en su propio contenido la falsedad de sus afirmaciones. El público consumidor, y productor a la vez (como señala Scolari al proponer la palabra “prosumer”), tiene un gran desafío en sus manos: estar alerta y reaccionar con criterio ciudadano antes de hacer RT, solo por entretener a sus seguidores. La desinformación si depende de esta sola acción.


Referencias: 

Rendón, M.;Salas, R. (2019). El papel de las plataformas digitales y los verificadores de información en la difusión de fake news. Recuperado de https://expeditiorepositorio.utadeo.edu.co/handle/20.500.12010/7895?fbclid=IwAR2pDRVWc38T5EUyg9gv8wq4gAtKY6rJfueDOJYVrBRsuUOwi_DwMMd-lO4

Wardle, C. (2017). Fake news. It’s complicated. Recuperado de First Draft: https://medium.com/1st-draft/fake-news-its-complicated-d0f773766c79

@Jesus Huaman Durand: jesus.huaman13@unmsm.edu.pe

@MediaLab UNMSM

Lima, 25 de junio de 2020

Join the discussion

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te sugerimos leer